Poesía en serio, no en serie.

Cada que abres un libro y decides leer un poema este se transforma por si solo en uno distinto cada día, a veces se puede olvidar el rigor literario para dejar que fluya y vaya más allá, que viaje a lugares insospechados, incluso para su autor.

La poesía se transforma en cada suspiro, vive de distinta manera en cada lector y su entorno, toma esencia propia en cada mirada o palabra dicha en voz alta porque se alimenta cada que lo lees.

La poesía eres tú, soy yo, es todo lo que te rodea, lo que te sorprende y desconoces, son tus temores y alegrías, tus sueños y verdades, tu imaginación y tu realidad acomodadas de una forma que es difícil precisar, aquí habrá quien comente sobre las estructuras y sobre los sentimientos, habrá quien defienda y quien sin un mínimo de recato ataque, los puristas, los clásicos o simplemente los “roñosos”. Pero no voy a ahondar en detalles de estructura ni de polémicas sobre su clasificación o etiqueta, ni sobre si existe alguien que decida con algún tipo de juicio lo que es o no poesía, lo que sí, es que no cualquier “escritor” es poeta; pero eso lo vamos a comentar en otra columna para no herir susceptibilidades.

“Ser poeta es un estilo de vida, no una moda y mucho menos un altar al ego o simplemente publicar “memes” pendejos, ser poeta es un título que las buenas personas te dan con la experiencia y ser poeta conlleva una gran responsabilidad”

Enrique Tavares.

La poesía te transporta, te hace viajar y ser otras personas, tener otras experiencias, la poesía se alimenta de lo que eres, de lo que vives, de lo que sientes, de lo que sueñas y temes, se construye de tantos elementos que sería imposible mencionarlos. No es lo mismo leer un poema sentado al borde de la azotea que en la comodidad del sillón, el aire, los colores, los muebles y tu estado de ánimo influyen en su interpretación, en cierto ambiente el poema te puede llegar a la médula, en otro, al corazón, pero no deja de ser el mismo poema.

Poemas hay para todos, de diferentes épocas, estilos, tamaños, colores y pudores, desafortunadamente lectores hay pocos y de poesía los hay menos.

Es por ello que desde aquí te invito querido amigo y lector de Zona Acústica a que leas un poco más y te acerques a este extraordinario universo de las letras y te empapes del trabajo literario, hoy me enfoco en aquellos que hacemos poesía en voz alta y que de cierta manera estamos ligados al trabajo de los cantautores, por ello te invito desde aquí, desde este portal de artistas independientes a que te adentres a conocer nuestro trabajo, la poesía se alimenta de ti, contigo y juntos podemos hacer un círculo poético que siga navegando por la red hacía todo el mundo.

¿Tú, qué opinas?

Nos encantará saber tu opinión, leerte y si tienes un poema que nos quieras compartir los puedes hacer aquí en los comentarios.

¡Anímate!

Mis cariños.
Abdiel Enar.

Leer en Zona Acústica